Descubre el níscalo

Uno de los mejores hongos del otoño, junto con el boletus, es el Niscalo.

Su pie es ahuecado y corto, más o menos cilíndrico o estrechado un poco en la base. De estructura granulosa: macizo de muy joven, después tiene zonas huecas sin dejar de ser resistente. Es del color del sombrero pero más pálido, con algunos hoyitos superficiales de color más intenso. Suele tener parásitos y entonces se hace frágil. El sombrero suele oscilar entre los 4 y 16 cm. de diámetro y su color anaranjado se ve modificado por círculos concéntricos de tonos rojizos y pálidos. En su juventud el sombrero se encuentra enrollado por sus bordes y conforme envejece se aplana para evolucionar a forma embudada. Las láminas son del mismo color, apretadas, finas y decurrentes. Su carne es densa y compacta, con olor suave y dulzón el sabor en crudo es algo amargoso al final. Al corte desprende un látex de color naranja. Se oxida rápidamente, adquiriendo un color verdoso cardenillo cuando envejece o al pasar algunas horas de su recolección. Uno de sus colorantes se elimina por el riñón después de haberla comido; por ello la orina se torna de un color que puede asustar al que no sabe la causa.

Es una seta que en Frutas García ya puedes adquirirla de primera calidad. Los níscalos son ricos en vitamina B5, por lo que son idóneos para reducir el colesterol y combatir las migrañas. Además, el níscalo es un alimento bajo en calorías, por lo que es ideal para las dietas y para mantener la línea. Los níscalos se pueden encontrar en gran número de recetas como alimento principal y como acompañamiento: níscalos con patatas a la cazuela, ajo de patatas con níscalos, pollo en salsa, cazuela de pollo con gambas y níscalos, conejo con níscalos, etc.

Si quieres conocer un ejemplo de receta con níscalos para alegrar el paladar, pulsa AQUÍ.

Níscalos 1 Níscalos 3